Sí Netflix…. I´m still watching bitch!

Últimamente mi vida social es nula. Entre que soy mamá, vivo en casa del orto (y no, no me refiero al ortopedista, eso estaría muy incómodo con mi marido) y que he tenido una racha de gripa eterna, me siento más abandonada que ese refractario de consomé de pollo caduco que lleva 3 semanas hasta atrás del refri. Ese refractario que te da tanto asco de sacar, abrir y lavar que prefieres se mantenga escondido atrás de la catsup y las aceitunas mientras que tú te haces pendeja esperando que alguien en tu casa haga el trabajo sucio. Te digo algo… va a seguir ahí hasta que te mudes.

Y justo en mi racha antisocial de refractario abandonado, ¿quién regresa a mi vida del fondo de una maleta que no había desempacado en la mudanza? El AppleTV con su compadre el Netflix.

Para aquellos que me conocen bien, sabrán que soy un adictaza crónica a la televisión. Aquí un link con muestra de ello. Y la verdad es que este último año ya tenía mi problema bastante controlada por que, seamos sinceros, 24 horas en el día apenas me alcanzan para ocuparme de mi bebé, de la chamba, de mi mariado (aunque es low mantainance), de mi depa, de mis blogs, de mi Facebook, Twitter, Instagram y de mantener mi pelo color morado.

Pero tener un Apple TV esperándome en casa es como si un Willy Wonka recientemente diagnosticado con diabetes tuviera que ir todas las semanas a rayar a los Oompa Loompas en su fábrica de chocolate. Cada vez que llegue ahí, la tentación estará en su carota y caer en ella puede ser fatal.

Y eso, fue exactamente lo que me pasó este fin de semana. Llegué a mi casa y dejé que mis dedos tomarán posesión del estúpidamente minúsculo e incómodo control del Apple Tv. By the way Apple, ¿qué pedo con su control? En buena onda no se tomen tan en serio el “Less is more”.

IMG_2857

En fin, el viernes empecé con toda la serie de Orphan Black, pasé por los Borgia y ya para el domingo estaba viendo capítulos del Principe del RAP. Para el domingo en la mañana, Apple Tv ya me había preguntado 13 veces “Are you still watching?”, como si fuera humanamente imposible que alguien pudiera deglutir tanta televisión. Literalmente cada vez que me preguntaba era como si yo fuera una mapache maloliente y rabioso tirado en la calle con mosquitas volando a mi alrededor y Netflix agarrara una rama de madera para picarme y ver si estaba vivo. Sí, Netflix! Sí estoy viva, ya se que huelo feo y no me he cambiado en dos días, pero sí estoy viendo esto. Deja de juzgarme… bitch!

IMG_2909
Arrggggggg!!!! Yes I´m still watching

Y fue exactamente a las 4:53 P.M. que acabó el cápitulo cuando Will Smith le trata de enjaretar un ligue que ya no quiere a Carlton, que la pinchi caja del mal, decide que es un buen momento para juzgarme y cuestionarme todas las decisiones de mi vida con su burlón “ Are you Still Watching?”. Yo como mapache rabioso quiero darle una mordida y decirle que sí, apretando el botón de ENTER en el taradamente microscópico control del Apple TV. Pero.. ¿qué creen? En la enormidad de la cama se pierde el estúpido control! No está debajo de las almohadas, no está bajo las sábanas escondido entre las migajas de palomitas, Sabritones y arroz del Sushi Itto que pedí a domicilio y me deglutí en la cama. No está hasta el fondo de las sábanas donde encuentro un calcetín que estaba buscando desde hace 5 días.

La pinchi cajita negra de Mac lo logró. Hizo que me levantara de la cama para buscar su métalico bastardín y que checara debajo de la alfombra y que además moviera la cama. En esos 5 minutos tuve más actividad física que en los últimos 3 días. ¿Por qué Netflix? ¿No te basta con juzgarme?  ¿Por qué me haces eso a mi? ¿Es personal? Es porque te menté la madre cuando me recomendaste ver Amor a Primera Visa porque había visto Daredevil. Neta ¿quién está creando los algoritmos? ¿Un manatí en Peyote? ¿Es porque te llamé caja negra estúpida sin botones? En serio, no soy racista.

Y de repente, me di cuenta que tenía al pequeño esperpento de control en la bolsa de mi sudadera. Pero me di cuenta de algo peor. Había recaido y me había convertido en una junkie televisiva. Me dejé llevar por los placeres de televisión sin límites, sin comerciales. Encerrada en un cuarto oscuro, ignorando a la gente, sin cambiarme de ropa, sin bañarme, comiendo conservas directo de la lata. Sin distinguir el día de la noche. ¿Es esto lo que se siente ser un heroinománo en los barrios bajos de Ciudad Juárez ? Seguramente no. Dudo que un heroinómano pueda entender cómo funciona el imbécilmente reducido control del Apple TV.

IMG_2834
Literalmente comí elotitos directo de la lata.

Y en ese momento, recobré mi vida y dije Fuck you Netflix. No, ya no voy a ver más. Y Fuck you Steve Jobs por haber inventado el Apple TV y su idiota control. Métetelo por el culo. No! Perdón no te lo metas en el culo, porque es tan pequeño que no lo sentirás. Mételo por la uretra!!!!

Me metí a bañar, me puse ropa limpia y me metí al Facebook. Al fin que ese no es adictivo.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s