Sobre buscarle nombre a mi futuro hijo y los flashbacks.

Que nombre2
Fun fact: Me dio más flojera limpiar mi sala que photoshopear y blurear el fondo de la foto. Si tan sólo fuera tan fácil en la vida real. 

Desde hace más de un mes sabemos que el futuro secuaz de Max va a ser niño y eso nos dio luz verde para empezar a buscar nombres. Tengo que aceptar que con Max fue un poco más fácil ya que desde muchas años antes de embarazarnos y teniendo en cuenta que el apellido de Chava es Juárez, nos encantaba la idea de que si tuviéramos un hijo se llamara Maximiliano Juárez, nombre que representaría una de las mayores paradojas históricas en México – y que haría a uno que otro juarista mentarnos la madre (true story).

Pero en este caso nos está siendo más difícil ponernos de acuerdo con cual será el nombre de Nonato, actual apodo del inquilino de mi vientre, que por cierto no ha pagado renta en los últimos 4 meses y eso me está empezando a dar mala espina de si pagará los meses que entra.

Creo que uno de los momentos donde realmente haces una recorrido a través de toda tu vida y reconoces qué personas te chocan o te traen recuerdos incómodos, es cuando buscas con tu pareja el nombre de un hijo. Ya que constantemente estaremos proponiendo nombres completamente razonables y el otro estará bateándolo sin justificación alguna, aunque muy dentro de su psique conoce muy bien la razón:

Entre los nombres que he bateado ha estado el que me recuerda a:

  • El maestro de periodismo que me reprobó en universidad
  • El chavo que me vió la cara una de las primeras veces en mi vida que fui a comer sushi y que me dijo que el wasabe era guacamole.
  • El compañero de primero de secundaria que siempre olía a sudor, cubierto con AXE con Peperami.
  • El patán de una amiga que la dejó a 3 días de su boda.
  • El pendejo que me invitó a un baile de parejas con él y estuvo bailando con otra toda la noche- ok, lo acepto la otra se veía que le iba a aflojar esa noche, pero no se vale.
  • El perro chihuahua de una amiga que era cagante no sólo porque ladraba un buen sino porque…bueno, pues era un chihuahua.
  • Todos los hombres con los que he tenido mal sexo (que no son tantos, no crean que soy tan puta).
  • El niño que traía puesta todos los días durante 4to y 5to de primaria la playera de Bugs Bunny y Taz à la Kriss Kross y que preguntaba los viernes a la miss si no iba a dejar tarea.
  • Todos los de ex novios — no necesariamente por que me caen mal, pero simplemente no aplican.
tumblr_lnb6mwArcO1qhq4beo1_1280
¿Alguién más quedó traumada por éstas o sólo yo?

Claro no le pregunto a Chava por qué no le gustan los nombres que yo propongo, ya no quiero rascar heridas del pasado, y que esto ocasione un desbalance psicologíco que lo lleve a una depresión. Mejor no pregunto.

Así que por mientras estamos atorados y mañana que vayamos a ver el ultrasonido sólo lo podremos saludar por su apodo: Nonato Anónimo Juárez Durán.

Como verán… nos urge el nombre.

 

P.D. Me acabo de dar cuenta que hace exactamente hace 3 años escribí una entrada sobre la búsqueda de nombre para MAX. Exactamente hace 3 años y 1 día. ¡Wow! — ok no es tan impresionante pero a mi me gustó mucho la coincidencia.

Les comparto esa entrada: https://wefaysusnuevededos.com/2013/09/02/la-importancia-de-llamarse/

 

 

 

 

 

 

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s